Logotipo Fundació ProVida de Catalunya desde 1987

LIBERTAD Y DEFENSA DE LA VIDA

A menudo, cuando vamos a hablar a algún medio de comunicación o participamos en algún acto público, nos encontramos que personas defensoras del feminismo radical nos acusan o nos reprochan que los que apostamos por la vida atacamos a los derechos de las mujeres.

La defensa de la vida del no nacido, y, por tanto, el rechazo del aborto, es considerado por estas personas retrógrado, antifeminista, incluso como un ataque frontal a la libertad personal: “mi cuerpo es mío” o “nosotras parimos, nosotras decidimos”.

Nada más alejado del modo de actuar de Fundació Pro Vida que atacar, menospreciar o rechazar a cualquier persona por haber tomado una decisión que nosotros consideramos equivocada.

Podemos estar en desacuerdo con las ideas o acciones, pero siempre respetamos a la persona y su libertad.

La actuación de Fundació Pro Vida de Catalunya se basa en el respeto, la acogida, la comprensión y, por supuesto, la defensa de toda vida humana empezando por el más vulnerable: el no nacido. Defender esta opción no es atacar a nadie.

Comprender pasa por ponerte en el lugar del otro, y podemos entender la angustia, miedo y presiones que siente una mujer cuando se plantea la decisión, siempre difícil, de sacar adelante un embarazo inesperado, en condiciones adversas. Por eso, haga lo que haga, siempre encontrará acogida en la Fundació Pro Vida de Catalunya.

Precisamente porque para nosotros es fundamental la persona y su libertad, defendemos también la vida del no nacido o su derecho a nacer.

El hecho que él sea pequeño o esté indefenso no justifica que su derecho a la vida deba depender de la libertad de decisión de otro, ni siquiera aunque este otro sea su madre.

No es propio de una sociedad que quiere ser progresista dejar desamparados a los más débiles; lo verdaderamente progresista es ofrecer soluciones basadas en el respeto de todas las partes implicadas.

Esta es la razón por la que trabajamos cada día, desde hace 27 años, y queremos continuar haciéndolo con toda libertad.

Respetamos y pedimos respeto; la violencia de cualquier tipo (verbal, física, psicológica), nunca es un buen argumento para defender ideas.

Es por ello que queremos manifestar que, desde el más profundo respeto, defendemos la vida, toda vida humana, desde el momento de su concepción hasta la muerte natural.

Dejar un comentario

*

captcha *