Logotipo Fundació ProVida de Catalunya desde 1987

El debate sobre la reforma de la ley del aborto

Desde la FPVC queremos poner de manifiesto la necesidad de reformar la ley del aborto vigente:
Se trata de construir una sociedad en la que todos y cada uno, sin que importe su condición física o psíquica, el momento de su etapa vital, su raza, sus condicionantes sociales, culturales o económicos…sean tratados como iguales, es decir, que nadie pueda atribuirse la facultad de decidir sobre el valor de la vida de otro ser humano.
El conocimiento de cuándo comienza la vida humana nos permite aseverar que, desde el momento de la concepción existe un ser humano con un código genético diferente del de su madre y su padre, inmerso en un proceso vital que durará hasta su muerte. Es en este momento, el de la concepción, en el que se determina su pertenencia a la especie humana. Por tanto, la facultad de decidir sobre la vida de un embrión o de un feto también implica la existencia de dos categorías de seres humanos: unos cuya vida es incuestionable, y otros, los más débiles y sin voz, sometidos a la aceptación de los que se otorgan el derecho a decidir.
Antes de esta batalla se han librado otras en el mismo sentido: la abolición de la esclavitud, la pena de muerte, la falta del derecho a voto de la mujer… y, a pesar de que desgraciadamente algunas permanezcan vigentes en alguna parte del mundo, parece existir un consenso en el hecho de que su derogación ha supuesto un progreso para la humanidad. ¿Por qué en el caso del aborto no se aplica la misma perspectiva?
Para algunos, la restricción en las posibilidades de abortar se entiende como un ataque a los derechos de la mujer. Ésta no es nuestra postura: no existe el derecho a eliminar la vida de un hijo; el seno de la madre debería ser el lugar más seguro para él.
Nuestra experiencia de más de 26 años acompañando a mujeres gestantes en graves dificultades nos reafirma en este planteamiento. Las mujeres que reciben ayuda de la FPVC se sienten felices de haber podido ser madres, agradecen el trato acogedor que han recibido de todos los profesionales que las han acompañado en este proceso y también la ayuda material y las orientaciones para atender, de la mejor manera posible, a su hijo.
El aborto supone violencia para la madre y el hijo. En nuestra actitud, aquellos que promovemos el valor de toda vida humana buscamos el respeto a la dignidad de ambos, porque haciéndolo nos jugamos el futuro de la humanidad.

Directora de la Fundació Pro Vida de Catalunya. Ingeniero Químico por el IQS

Dejar un comentario

*

captcha *